Estandartes íberos: El legado perdido de los líderes antiguos

Estandartes íberos: El legado perdido de los líderes antiguos

Fotografía Noticias

Los antiguos reyes y caudillos íberos portaban estandartes únicos que representaban su poder divino. Fabricados con bronce, estos signa equitum eran altamente codiciados debido a su rareza y se estima que solo existen alrededor de veinte en total. Uno de estos estandartes, conocido como el Jinete del Archivo Cabré, desapareció en 1907 del museo de los padres jesuitas en Orihuela, Alicante, y su paradero sigue siendo desconocido. Afortunadamente, se conservan tres fotografías de principios del siglo XX que permiten reconstruir la historia y el significado de esta pieza.

Según el estudio “Un signun equitum ibérico en Monteagudo” de los arqueólogos Martín Almagro Gorbea y Alberto J. Lorrio Alvarado, estas imágenes antiguas revelan cómo estos estandartes se extendieron por el sureste de la península ibérica a través de incursiones y expediciones similares a las de los pueblos celtíberos. Se cree que los estandartes fueron introducidos por los focenses, griegos del Asia Menor, alrededor del año 500 a.C. con el propósito de exaltar a las élites íberas y unirlas en su lucha contra los fenicios y cartagineses.

Estos estandartes, conocidos como Jinetes tipo La Bastida, consisten en pequeñas figuras de bronce que representan a un jinete desnudo con casco y armas, montado en un caballo decorado con un penacho en forma de abanico. Estas figuras se montaban en un astil de madera y se llevaban como si fueran un cetro.

Una de las piezas más singulares de esta cultura ibérica es la que se encuentra en Monteagudo, Murcia. Su procedencia se descubrió gracias a fotografías antiguas que muestran la figura apoyada en una tela y con una etiqueta que indica su origen. El cerro del Castillo de Monteagudo es un lugar estratégico en la región, y se cree que fue uno de los oppida ibéricos más importantes del territorio de Murcia.

Estos estandartes reflejan el poderío ecuestre de las élites íberas y su simbolismo es similar al de otras culturas antiguas que consideraban al caballo como un símbolo de la élite guerrera. Aunque la ubicación exacta de algunos estandartes aún sigue siendo desconocida, es fundamental preservar cualquier información que permita rastrear su procedencia y mantener vivo el legado de los antiguos líderes íberos.

Se desconoce el paradero del Jinete del Archivo Cabré, un estandarte ibérico de gran rareza y valor que desapareció en 1907 del museo de los padres jesuitas en Orihuela, Alicante.

Estas señas de identidad divina, fabricadas en bronce y conocidas como signa equitum, eran portadas por los antiguos reyes y caudillos íberos.

Existen alrededor de veinte estandartes ibéricos de este tipo en total.

Las imágenes antiguas del siglo XX revelan que estos estandartes se extendieron por el sureste de la península ibérica gracias a incursiones y expediciones similares a las de los pueblos celtíberos.

Se cree que los estandartes fueron introducidos por los focenses, griegos del Asia Menor, alrededor del año 500 a.C., con el objetivo de exaltar a las élites íberas y unirlas en su lucha contra los fenicios y cartagineses.

Los estandartes conocidos como Jinetes tipo La Bastida consisten en pequeñas figuras de bronce que representan a un jinete montado en un caballo decorado con un penacho en forma de abanico.

Estas figuras se montaban en un astil de madera y se llevaban como si fueran un cetro.

La pieza más singular de esta cultura ibérica se encuentra en Monteagudo, Murcia, y se cree que fue uno de los oppida (asentamientos fortificados) ibéricos más importantes del territorio de Murcia.

Los estandartes reflejan el poderío ecuestre de las élites íberas y su simbolismo es similar al de otras culturas antiguas que consideraban al caballo como un símbolo de la élite guerrera.

Es esencial preservar cualquier información que permita rastrear la procedencia de estos estandartes y mantener vivo el legado de los líderes íberos.

Terminología clave:
– Signa equitum: estandartes ibéricos que representan el poder divino de los reyes y caudillos íberos.
– Jinete del Archivo Cabré: uno de los estandartes ibéricos desaparecidos en 1907.
– Celtíberos: pueblos de la península ibérica con influencias celtas e íberas.
– Focenses: griegos del Asia Menor.
– Penacho en forma de abanico: adorno en forma de abanico utilizado en la decoración de los caballos representados en los estandartes.
– Oppida: asentamientos fortificados ibéricos.

Enlaces relacionados:
Equités de Les Corts
Signa de Archena, Murcia
La Ciudad Arqueológica tiende un puente entre Manises y Monteagudo, Murcia