El nuevo impuesto a las energías renovables en Aragón

El nuevo impuesto a las energías renovables en Aragón

Noticias

La DGA ha definido una de las principales novedades fiscales para este año 2024 en Aragón: un nuevo impuesto que gravará las plantas eólicas y fotovoltaicas, así como las líneas de alta tensión utilizadas para transportar la energía. Este tributo será aprobado en el próximo Consejo de Gobierno PP-Vox y se espera que esté en vigor el 1 de abril.

El objetivo de este impuesto es gravar el impacto medioambiental y visual de las plantas de energías renovables en la región. En el caso de los parques eólicos, la base imponible se calculará en función de la altura de la torre, el radio del rotor y la potencia expresada en megavatios. Cada aerogenerador pagará una cantidad fija por la altura hasta un máximo, además de una cantidad adicional por cada metro extra. También se aplicará un abono de 2.040 euros por megavatio. En el caso de las plantas fotovoltaicas, se cobrará por hectárea, siempre y cuando haya dos o más. El precio será de 1.260 euros por hectárea para parques solares de hasta 20 hectáreas, y aumentará a 2.160 euros por hectárea para aquellos que tengan más de 300.

Además, en Aragón ya existe una ley que grava las líneas eléctricas. Esta ley será modificada para establecer una cuota tributaria basada en la longitud y la potencia de los tendidos eléctricos. Por ejemplo, por cada kilómetro de línea eléctrica se deberán abonar 1.380 euros si tiene una tensión superior a 400 kilovoltios, y 300 euros si produce entre 30 y 66 kilovoltios.

La nueva normativa también contempla una serie de bonificaciones y exenciones. Las instalaciones de autoconsumo y las comunidades energéticas estarán exentas o recibirán un descuento del 50%. Además, los proyectos vinculados a planes y proyectos de interés general de Aragón (PIGA) tendrán una bonificación del 99% de la cuota íntegra. Esto beneficiará a iniciativas estratégicas como la gigafactoría de Stellantis y los centros de datos de Microsoft y AWS, que consumen gran cantidad de energía.

En resumen, el nuevo impuesto a las energías renovables en Aragón busca gravar su impacto medioambiental y visual, estableciendo un cálculo basado en la altura, potencia y extensión de los parques eólicos y fotovoltaicos, así como en la longitud y potencia de las líneas de alta tensión. Sin embargo, se aplicarán bonificaciones y descuentos para las instalaciones de autoconsumo y los proyectos de interés general de Aragón.

Se ha definido un nuevo impuesto en Aragón que gravará las plantas eólicas y fotovoltaicas, así como las líneas de alta tensión utilizadas para transportar la energía. Este tributo busca gravar el impacto medioambiental y visual de las energías renovables en la región. El impuesto se calcula en función de la altura, potencia y extensión de los parques eólicos y fotovoltaicos, así como en la longitud y potencia de las líneas de alta tensión. Se espera que este impuesto entre en vigor el 1 de abril.

En el caso de los parques eólicos, la base imponible se calcula en función de la altura de la torre, el radio del rotor y la potencia expresada en megavatios. Cada aerogenerador pagará una cantidad fija por la altura hasta un máximo, además de una cantidad adicional por cada metro extra. También se aplicará un abono por megavatio. En el caso de las plantas fotovoltaicas, se cobrará por hectárea, siempre y cuando haya dos o más. El precio será diferente según el tamaño de la planta.

Además, se modificará una ley existente para gravar las líneas eléctricas, estableciendo una cuota tributaria basada en la longitud y la potencia de los tendidos eléctricos.

También se contempla una serie de bonificaciones y exenciones. Las instalaciones de autoconsumo y las comunidades energéticas estarán exentas o recibirán un descuento del 50%. Además, los proyectos vinculados a planes y proyectos de interés general de Aragón recibirán una bonificación del 99% de la cuota íntegra.

Enlace relacionado: “Aragón”.