El libro perdido de Cajal: una joya del espiritismo español

El libro perdido de Cajal: una joya del espiritismo español

Fotografía Noticias

El autor Andrés Trapiello descubrió en el Rastro de Madrid una biblioteca olvidada perteneciente a Santiago Ramón y Cajal, considerado el mejor científico español de la historia. Entre los libros antiguos se encontraba una obra de 1912 titulada Fotografie di Fantasmi, del espiritista italiano Enrico Imoda, con anotaciones de Cajal en los márgenes.

El libro muestra fotografías de presuntos fantasmas y espectros, y en él se pueden ver las reacciones indignadas de Cajal, quien dudaba de su autenticidad. A principios del siglo XX, el espiritismo era un tema en boga y varios científicos, incluyendo a los nobeles Marie y Pierre Curie, estudiaron a famosos médiums en busca de respuestas sobre los fenómenos paranormales.

La obra Fotografie di Fantasmi presenta imágenes de ectoplasmas y supuestas apariciones de espíritus. Cajal, sin embargo, se mostraba escéptico y anotaba en los márgenes que eran simples trucos, como manos de papel superpuestas o dibujos sobre cartón. Aunque algunos fenómenos eran inexplicables, Cajal tenía claro que no creía en ellos.

El libro en cuestión fue descubierto por el escritor Andrés Trapiello en el Rastro, quien lo vendió a un anticuario barcelonés. Ahora, este libro tiene un valor de 12.000 euros y está a la venta en internet. La historiadora Andrea Graus explica que, en aquella época, el espiritismo no era considerado una pseudociencia y muchos científicos estaban interesados en el estudio de estos fenómenos paranormales.

El espiritismo alcanzó gran popularidad a finales del siglo XIX y principios del XX en España. Existían publicaciones dedicadas al tema y se celebraban congresos internacionales de espiritismo. Amalia Domingo, una escritora y espiritista española, fue una de las figuras más populares en este movimiento.

La obra Fotografie di Fantasmi es una muestra de la época en la que la sociedad convivía con la muerte y los fantasmas. Aunque la ciencia aún no había llegado a un veredicto definitivo sobre los fenómenos espiritistas, científicos como Cajal se mantenían escépticos ante las supuestas evidencias fotográficas de apariciones de espíritus.

Fuentes:
– Fuente 1
– Fuente 2